Se formó el Grupo de Familias de las Escuelas Experimentales de la Universidad de Tucumán contra la presencialidad.

 

Escriben Joaquina Candelari y Mocha Soria | publicado en politicaobrera.com

Ante el anuncio del inicio de las clases presenciales en las escuelas experimentales que dependen de la Universidad Nacional de Tucumán (UNT), un sector de madres y padres comenzó a organizarse para enfrentar esta política del Rectorado que, en consonancia con el ministerio de Educación de la provincia, quiere sostener las clases presenciales a costa de la vida y la salud de docentes y alumnos.

Las direcciones de las escuelas experimentales están utilizando diferentes maniobras de presión hacia los docentes que adhieren a las medidas de fuerza de ADIUNT contra la presencialidad, pero también contra las familias que han decidido no enviar a sus hijos/as a clases presenciales. Exigen, primero, toda una serie de documentación a quienes son o conviven con alguien de grupo de riesgo; después, anuncian que quienes no asistan tendrán faltas y se niegan a establecer un acompañamiento pedagógico desde la virtualidad. ‘La presencialidad, con sangre entra’, es lo que buscan las autoridades, inspiradas en este ‘moto’ de un famoso prócer liberal.

A medida que se va agravando el cuadro epidemiológico, los padres van tomando conciencia del peligro que representan las clases presenciales y de que todos los protocolos aprobados en las escuelas son letra muerta; de que sólo un porcentaje mínimo de docentes está vacunado -con una sola dosis- y que los no docentes ni siquiera figuran en la lista de espera. A todo esto se suma que la universidad jamás realizó una inversión en infraestructura, crítica incluso antes de la pandemia – Bellas Artes no tiene edificio propio, problemas de agua en la escuela Sarmiento, falta de herramientas en los talleres del Instituto Técnico, aulas sobrepobladas en el colegio Gymnasium.

Ante este cuadro, un grupo de madres y padres impulsamos un petitorio que ya cuenta con 200 firmas exigiendo la suspensión de las clases presenciales, virtualidad gratuita en defensa de la vida, la salud y la educación.

Este petitorio el viernes 30 de abril, a las 10, será presentado ante las autoridades. Ese será el punto de partida de una campaña que daremos junto a los docentes por la suspensión de las clases presenciales en defensa de la salud, la vida y la educación.

Comentarios