Tucumán: conclusiones de la jornada piquetera

Escribe María Laura Alegre | publicado en politicaobrera.com

En Tucumán, la jornada piquetera del 18 de marzo reunió cerca de 2.500 manifestantes. Participaron organizaciones del frente de lucha, entre ellas, el FOL, la Darío Santillán Corriente Nacional y el Movimiento 8 de Abril. También se hizo presente el Polo Oficial con su bloque, integrado por la CUBA, el MTL Rebelde y el MAR. Y a último momento, cuando ya estaba terminando la jornada se sumó el MST. El Polo (T) se hizo presente con una numerosa columna.

Las organizaciones marchamos desde distintos puntos de la capital tucumana hacia casa de gobierno. Previamente se había acordado que cuando los manifestantes se hubieran reunidos frente al centro del poder político, se iba a realizar un acto donde cada organización tendría un orador. Rompiendo ese acuerdo, el Polo (oficial), apenas las organizaciones se instalaron frente a la casa de gobierno, plantearon que ya tenían pactada una audiencia con el ministerio de gobierno para discutir su petitorio de reivindicaciones. A esta iniciativa se sumaron la CUBA, MAR y MTL. Las demás organizaciones decidimos proseguir con el desarrollo de la jornada, defendiendo su carácter político y unitario.

A partir de ese momento, se desarrolló un acto que tuvo cuatro oradores: la compañera Laura Alegre, del Polo Obrero Tendencia, seguida por representantes de la Darío Santillán Corriente Nacional, el Movimiento 8 de Abril y el FOL.

En nuestra intervención, destacamos el carácter de la jornada que, a diferencia de las habituales convocatorias, orientadas a forzar negociaciones sobre reclamos urgentes de los trabajadores desocupados, en esta oportunidad la decisión fue marchar en todo el país hacia los centros del poder político, marcando una perspectiva de orientar la transformación de las reivindicaciones en una cuestión política. Se explicó sobre la gestión capitalista de la pandemia por parte de los gobiernos, y la importancia de la unidad y la independencia de las organizaciones obreras de desocupados y ocupados. Las intervenciones de las demás oradoras también retomaron la cuestión de la unidad de las organizaciones piqueteras y darle continuidad al plan de lucha.

Mientras se estaba desarrollando el acto, el Polo (oficial) salió de su audiencia en casa de gobierno y dando la orden de levantar la jornada, rompiendo todos los acuerdos previos. Fracasaron en ese intento pues el acto continuó desarrollándose. Solo lograron que se retiraran sus seguidores que fueron concentrados a la vuelta de la plaza Independencia y allí improvisaron un acto informativo sobre los resultados de las negociaciones con el gobierno.

La situación social se agrava día a día al compás del aumento de los contagios, el anuncio de que se aproxima la segunda ola cuando la vacunación no existe para la mayoría de la población; y cuando la inflación, que en Tucumán es superior al promedio nacional, se devora los magros ingresos de los trabajadores de la provincia.

Con este marco, la jornada piquetera ha dejado planteado un escenario para que -debate y balance mediante- se profundice el proceso de lucha política de los desocupados y procure la coordinación con el proceso de lucha creciente de los trabajadores de la salud y la docencia, que han puesto al desnudo la política anti obrera de todas las alas del gobierno y del régimen político.

Comentarios