Se destapa una ola de violencia de género en la Universidad de Tucumán

Escribe Anahí Rodriguez | publicado en politicaobrera.com

A raíz de la denuncia de una docente de la facultad de Filosofía y Letras contra un compañero de cátedra que la maltrató físicamente, dejándole marcas de severos golpes, se organizó una movilización, el lunes 15, a las puertas del Rectorado de la Universidad Nacional de Tucumán. En la concentración, que reunió un centenar de compañeros, participaron ADIUNT (el sindicato de docentes universitarios), estudiantes y no docentes. El reclamo es la separación de la cátedra.

A raíz del impacto mediático del caso, en las redes sociales comenzaron a surgir múltiples denuncias de estudiantes y docentes que declaran haber sufrido algún hecho de violencia o acoso en diferentes facultades de parte de individuos con vínculos con la Gestión. Las denuncias de estos atropellos acabaron en expedientes sin resolución.

La Universidad Nacional de Tucumán cuenta desde el año 2018 con un “protocolo de acción institucional ante situaciones de violencias de género”, que sólo indica los pasos a seguir para realizar las denuncias, pero no cuenta con presupuesto propio. Así los encargados de recepcionar las denuncias lo hacen ad honorem, y no hay ningún acompañamiento a las víctimas. Sin dejar de mencionar que muchas acusaciones quedan archivadas en las oficinas de jurídico de la UNT.

A la convocaría del lunes 15 también se sumaron los familiares de Paola Tacacho. Denuncian la complicidad de la UNT con Ronald Parada Parejas, principal encubridor del femicida Mauricio Paradas Pareja. Ronald figura, en su recibo de sueldo, con un cargo de asesor de la UNT, cobrando la categoría más alta entre los no-docentes. Sin embargo, nadie lo vio en ninguna oficina o dependencia, ni siquiera se conoce cuáles serían sus funciones o qué concurso rindió para obtener ese cargo.

Todo esto pone al descubierto el régimen que gobierna la UNT. La Comisión de Género y la Adiunt deben reunir todas las denuncias y casos, para resolver una lucha de conjunto, que unifique a docentes, estudiantes y no-docentes en el reclamo común de llevar a fondo la investigación de todas las denuncias, con las consecuencias que corresponden.

Comentarios