Tucumán: el regreso presencial a las aulas de Lichtmajer y Trotta es criminal

Escribe Diego Carrazán | publicado en politicaobrera.com

Previsto un congreso de delegados el 20 de febrero

El ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, en su paso por Tucumán, anunció el inicio de las clases para el 1 de marzo y una inversión de $2.700 millones para acondicionar las escuelas; además, que los docentes serían vacunados prioritariamente para garantizar el regreso. Por su parte, el ministerio de Salud local anunciaba que, si la curva bajaba a los 50 casos diarios, no había problemas para volver a clases. Para completar el ´operativo de regreso´, se iniciaron las discusiones salariales con las burocracias de los sindicatos que integran el Frente de Gremios Docentes.

Al día de la fecha, sin embargo, a un mes del pretendido retorno presencial, las escuelas no han recibido un peso del dinero anunciado, los docentes no vamos a ser vacunados antes de la fecha prevista y la ministra de Salud de la provincia ha sostenido, ahora, que no es requisito para el retorno a las escuelas.

Si se tienen presentes las previsiones de todos los infectólogos, la vuelta a las escuelas es una imposición criminal: en el otoño-invierno, vamos a asistir a una ´segunda ola´ de contagios que va a causar estragos.

No hay inversión extraordinaria en infraestructura escolar por la pandemia ni por asomo. Por el contrario, se ha reducido porcentualmente la partida presupuestaria para educación.

Las burocracias docentes están buscando abrir paso a una conciliación con el gobierno, que anunció que iniciará la discusión salarial con el Frente Gremial este martes 2 de febrero. Con migajas, cuotas y promesas salariales a futuro, se buscará abrir paso al retorno.

En ese marco, se realizó días atrás un plenario de agrupaciones convocado por una agrupación opositora en Atep, que contó con la presencia de sindicatos que no han sido convocados a discutir salario con el gobierno, agrupaciones y poca docencia de base. Los convocantes estaban interesados, sobre todo, en fortalecer su eventual presentación a las elecciones en ATEP.

El debate, sin embargo, desbordó esos propósitos estrechos. Finalmente se aprobó la convocatoria a una huelga por tiempo indeterminado y a una marcha para el 10 de febrero próximo, para reclamar determinadas condiciones para el retorno. Los representantes de los autoconvocados de la docencia fueron quienes presentaron la moción de la huelga por tiempo indefinido. En lo inmediato, está en agenda la convocatoria de un conjunto de reuniones y asambleas de delegados para organizar estas medidas y realizar un diagnóstico de la situación de la pandemia – esta semana ha fallecido un docente técnico. Está prevista la realización de un congreso de base con mandatos de asambleas para el 20 de febrero.

Comentarios