Tucumán: basta de persecución a trabajadores de la salud. Abajo el sumario contra Alfredo Mena y Silvia Posadas.

Como ocurre en todo el país, los trabajadores de la salud de Tucumán vienen protagonizando un plan de lucha por el salario y las condiciones de trabajo. La vacunación de una parte del personal de la sanidad no detuvo los reclamos salariales y laborales.

En este marco, y durante los últimos meses, los delegados combativos y las asambleas autoconvocadas han dado carácter activo a los paros pasivos convocados por las direcciones sindicales de SITAS y SUMAR.

La ministra de Salud, aprovechando las fiestas y el período de vacaciones, lanzó una provocación a los trabajadores del Hospital Centro de Salud. Le inició sumarios a dos enfermeros, Alfredo Mena y Silvia Posadas, y resolvió su traslado a un centro asistencial del primer nivel. El motivo es una falsa acusación de actos de violencia hacia la propia ministra en oportunidad de su presencia en dicho hospital en diciembre de 2020. Sin darle lugar a ejercer su derecho a la defensa, ambos trabajadores ya son castigados con su transferencia a otro lugar.

Los compañeros en realidad son perseguidos por haber participado el 3 de diciembre de una protesta convocada por la asamblea del hospital con motivo del homenaje al personal de salud fallecido durante la pandemia. En dicha oportunidad, la ministra se hizo presente para encabezar una misa por el Día del Médico. Frente a su presencia, quienes participaban de la protesta se acercaron para transmitirle los reclamos y fueron recibidos por un cordón policial y la completa indiferencia de la ministra. A través del ataque a los compañeros, el gobierno busca crear un clima de intimidación y desalentar la lucha.

Sin embargo, la reacción no se hizo esperar y al día siguiente de la notificación se realizó una numerosa asamblea convocada por los delegados del hospital, que contó con la presencia de trabajadores de otros hospitales y de una delegación del sindicato SITAS, que rápidamente resolvió declararse en asamblea permanente y mantener una ocupación en la entrada del hospital. Estas acciones coincidieron con el paro convocado por SITAS a partir del 7 hasta la interhospitalaria que tendrá lugar el 13.

También se lanzó una campaña para que otros sectores en lucha se solidaricen. Ya se pronunciaron contra las persecuciones los docentes autoconvocados, un sector de judiciales y el secretario general de ADIUNT.

Como resultado de esta respuesta el ministerio de salud abrió una negociación, pero todavía no dio marcha atrás con ambas medidas. Por eso la lucha continúa y la interhospitalaria, convocada para el 13 de enero próximo, se realizará en el hospital Centro de Salud en señal de apoyo a los compañeros. La asamblea interhospitalaria cobra vital importancia para reforzar la respuesta contra la persecución a los compañeros y votar un plan de lucha por el conjunto de los reclamos que incluya paros crecientes y movilizaciones.

 

Comentarios