Tucumán: Enorme vigilia por el aborto legal

 

Escribe Alejandra del Castillo | publicado en politicaobrera.com

En la plaza San Martín, de San Miguel de Tucumán, se llevó adelante la vigilia por el aborto legal. No se pudo hacer en la principal, donde está ubicada la Casa de Gobierno, porque se encuentra en reparación desde hace un año. La concurrencia fue masiva y contó con la participación de sectores independientes, principalmente jóvenes, organizaciones y grupos artísticos que de manera simultánea a la transmisión de la sesión en el Senado, pusieron su arte al servicio de la lucha. Un masivo pañuelazo dio cuenta de la multitud presente. Luego, una nutrida delegación se quedó hasta el final para festejar la ley de aborto legal.

 

El clima que se vivió en la jornada tiene el agregado de haber quebrado la campaña oscurantista y reaccionaria que, en 2018, había sido orquestada desde el mismo Estado. Manzur y Jaldo, la dupla que gobierna, habían encabezado las marchas en contra del aborto legal y promovieron que la legislatura declare ´pro-vida´ la provincia. Previo a esto, habíamos tenido a Belén injustamente encarcelada por un aborto espontáneo; y ,en 2019, el caso de Lucía, una niña abusada a quien intentaron negarle la ILE. La lucha, en todo ese proceso, fue ganando a grandes franjas de la población trabajadora. De hecho, cuando era torturada en el hospital por los oscurantistas, Lucía le pidió a su mamá que llamara a ´las chicas de los pañuelos verdes´.

Desde el Plenario de Trabajadoras y el PO Tendencia fuimos parte de la organización de la jornada y participamos con una delegación de compañeras y compañeros del Polo, de la salud, de Tribuna Docente, de la juventud y luchadoras contra la impunidad. Varios frentes del Polo Obrero que se encuentran lejanos a la capital hicieron pañuelazos en las plazas y campañas de fotos (Viclos, Los Pocitos, Leales). Agitamos el periódico registrando un interés por nuestras posiciones.

Quedan planteadas como tareas la necesidad de un debate sobre cómo seguir la lucha para tirar abajo la objeción de conciencia y cualquier maniobra restrictiva al momento de la reglamentación de la ley, como lo exigieron distintos senadores en sus intervenciones.

Este triunfo es un envión para el resto de las reivindicaciones y luchas del movimiento de mujeres y de la clase trabajadora.

Comentarios