Tucumán: Call Centers, organicemos una lucha de conjunto.

Por Corresponsal | publicado en politicaobrera.com

El arranque de junio, para los trabajadores de los calls centers tucumanos, trajo de “regalo” enormes descuentos salariales, especialmente para quienes no pudieron hacer teletrabajo o lo hicieron de manera parcial el último mes.

Tanto Teleperformance (TP) como Atento y Aegis, tres sites que agrupan a más de 6 mil trabajadores, realizaron recortes salariales masivos llegando, en algunos casos, ¡al 100% de rebaja!

Indignados, compañeros de una de las sedes de TP realizaron una convocatoria en la entrada del call, imponiendo un paro parcial a la empresa y realizando una asamblea autoconvocada en la puerta.

Anoticiados por esta respuesta autoconvocada y de carácter excepcional a una de las patronales más prepotentes del rubro, y para evitar un desborde, apareció en el lugar el secretario general del sindicato de comercio (SEOC), Brito, tratando de evitar que la medida de fuerza, “colgar la vincha”, se replique en todo el call y en otras empresas.

La situación llamó la atención de todos los medios locales porque es sabido que TP no permite queja alguna sin tomarse revancha, algo que el gobierno y el sindicato han permitido que durante los 12 años que lleva instalada la empresa. No hay delegados y se despide sistemáticamente a los activistas. Se apilan los juicios contra la empresa por despidos sin causa y persecución gremial.

Por la firmeza de los compañeros, la patronal no tuvo más que aceptar pagar el 100% del salario de quienes están haciendo teletrabajo desde el 15 de mayo y un 80% para el resto de los compañeros, estén haciendo Home Office o trabajando de manera presencial. Quedó para otra reunión ver la situación de los compañeros que estaban contratados por un mes y no fueron renovados. Por otro lado, la directiva del gremio tuvo que comprometerse a asegurar que se forme un grupo de delegados dentro de TP.

En ese mismo día y en reclamo por los descuentos, en Aegis, hubo otra concentración autoconvocada en la puerta y por la tarde se realizó una similar medida en Atento. El malestar se ha extendido porque las provocaciones son demasiadas.

El mes pasado, abril, las empresas desdoblaron el pago de haberes y retrasaron el pago una semana, los empleados/as que realizaban Home Office recibieron un 30% del sueldo en la fecha normal del pago y recibieron el resto en la otra semana. Además, los trabajadores que no podían realizar esta actividad tuvieron que esperar. De esta manera la empresa ya camuflaba una irregularidad, mover la fecha de cobro, creando una división entre los que trabajan y los que no pueden, repitiendo la fecha de pago demorada en este mes, consagrando esta irregularidad.

Manzur ha habilitado la vuelta a la “normalidad” de los calls centers mediante un protocolo sanitario en extremo antiobrero, pues en este se quita gran parte de las responsabilidades a las patronales para prevenir el Covid-19, dejando a cargo de los laburantes llevar los barbijos y la limpieza de sus instrumentos.

Por otro lado, aunque el trabajo telefónico tranquilamente podría hacerse desde la casa y el protocolo dice que debe “promoverse”, las empresas no se hicieron cargo de fomentarlo en toda la pandemia. No brindaron los elementos necesarios -PCs, conexión a internet, vincha y demás- a pesar de que los compañeros tenían predisposición de realizar home office.

Teleperformance está yendo aún más a fondo, realizando entrevistas masivas para contratar personal que ya cuente con todo el material para hacer home office. Esto no es otra cosa que un apriete a los trabajadores para que vuelvan a los call center arriesgando su salud y las de sus familiares y allegados de manera innecesaria.

Por su parte, la burocracia del SEOC se ha proclamado opositora de la federación nacional y declarado que pretende luchar por el 100% de los salarios, pero no ha movido un dedo.

Los trabajadores y trabajadoras de los call-center necesitamos tomar una medida de conjunto para defendernos de estos atropellos. Llamamos a organizarnos en los distintos lugares de trabajo para tratar los problemas y organizar una coordinadora de los calls-centers, que organice las medidas por nuestros salarios y luche por la implementación del home office a cargo de las empresas, como así también por la implementación de las medidas de seguridad y el pase a planta de todos los contratados.

Esta coordinación desde abajo es la única forma de defendernos de las represalias que puedan tomar las patronales y la única forma de defender nuestros salarios y salud.

Comentarios