A la memoria de Hugo Interlandi, un revolucionario socialista.

Compartimos las diversas expresiones de los compañeros y amigos de Hugo Interlandi, en su homenaje.


Al compañero Hugo Interlandi de Fátima Aguilar

Qué es este tiempo
desbordado de espacio,
atado de silencios,
herido de recuerdos,
durmiéndose en brazos
de la muerte.

Qué fueron de los días
en marchas de protesta,
de las ideas atrapadas
en tu voz, discordante,
con los gobiernos repetidos.

Qué será de las redundantes injusticias,
la ira contenida,
y los párpados adormecidos
de razones,
en despertares nuevos.

Levantas tu puño al viento,
se despide la tarde.
Hace frío.
Sonríes



Hugo Interlandi. De Pedro Verasaluce

No sé cuando lo conocí. No recuerdo y es lo menos que interesa.Sólo imágenes.
Un hombre delgado con campera, sentado en el último asiento de un colectivo de la línea 9, con una bolsa entre sus pies. Se dirigía a una actividad en 1982. Yo, en cambio, iba a ver a Mercedes Sosa al club San Martin. No pude esquivarlo. Lo saludé. Un “hola Federico”. Lo demás fue silencio. Nada más. Íbamos, ahora, juntos, a una cita. A encontrarnos con otros compañeros en los alrededores del club. ¿En la bolsa? Volantes que sentenciaban: “Abajo la dictadura”. Denunciaba el plan institucional de la multipartidaria para evitar el colapso del régimen y abrir la transición a la “democracia”. Actividad cumplida. 

¿Otra imagen? 1985. También en un colectivo que tomamos en Salta y Marcos Paz. Íbamos a Tafí Viejo a visitar contactos con un tercer acompañante: Prensa Obrera. Yo salía, todos los días, de trabajar en el bar que administraba el centro de estudiantes de Filosofía y Letras. Luego de largos recorridos que comenzaban en la “Villa Obrera”, frente a los cerrados talleres ferroviarios de Tafi Viejo, se visitaba a los compañeros. Andaba, siempre, con un bolsito. Yo, con el tiempo, lo imité (todavía lo guardo). Conocí de sus manos a futuros compañeros y dirigentes del Partido Obrero de la localidad. En forma especial a René Sotelo (trabajaba en el ex policlínico Ferroviario, luego delegado de ATSA) que fue mi entrañable amigo. Solo me dedicaba a escucharlo cómo explicaba la situación política y la posición del momento. Recuerdo, por ejemplo, sus explicaciones sobre el programa de crítica a los 36 puntos de la CGT. Lo “lejano” transformado en cercano y palpable para la realidad del “contacto”. No sé cómo fue la cuestión pero quedé, en el tiempo, como responsable de la zona.
Su trabajo se había cumplido con creces.

1987. Una aireada discusión, con movimientos de mesas- en el local de Balcarce 370, defendiendo la posición de concurrir a Plaza Independencia- era el alzamiento de militares “carapintadas”- contra los que planteaba ir a la Legislatura de la provincia. Después, durante un largo tiempo, no lo vi más.
Por mucho tiempo nunca supe que se llamaba Hugo Interlandi. Aprendí, en nuestra actividad, que lo mejor es tener información básica. Quedó “grabada”, en mis aprendizajes, su personalidad y su enorme formación política. Retomamos contacto en el 2019. Una continuidad que nunca se cortó. Viajamos, también en un colectivo, al 26 Congreso del Partido Obrero. Largas charlas de ida y de vuelta. Memorables sus intervenciones en la comisión sindical, de dicho congreso, defendiendo posiciones revolucionarias frente a la burocracia que se enquistaba en nuestro partido y que debemos, todavía, expulsar.

¿Una última imagen? El curso de formación politica que dimos, en el Cadillal, a la Unión de Juventudes por el Socialismo del NOA. Allí se destacó, una vez más, por su enorme capacidad política. Explicar conceptualmente cuestiones complejas. Fue una atracción para los más jóvenes. Ese curso, además de ser preparado en detalle por el compañero Daniel Blanco en distintos reuniones partidarias, lo reforzamos con algunos cafés que tomamos frente a la Plaza Alberdi. Quedó, después, la costumbre, en el mismo lugar, del café salteado. Hablar de la situación política y de algunas cuestiones personales. De su tristeza por su hermano Juan Carlos Interlandi (responsable, en su momento, del PO de Córdoba, fallecido en un accidente). Amaba a su hijo Federico. Vayan estas palabras para este hombre que me enseñó de militancia y que con limitaciones traté de tener su coherencia.  Hasta siempre querido Hugo Interlandi.




Del muro de Anahí Rodríguez 

La pérdida de una persona siempre es dolorosa. Pero para los que creemos en la revolución, perder a un verdadero socialista revolucionario es mucho más...
Huguito, como le decían algunos o Federico como le decian otros (aludiendo al nombre que usó durante la dictadura), eran de esos tipos con una energía particular, capaz de discutir apasionadamente durante horas sobre cualquier tema e intervenir en cualquier frente. Un verdadero cuadro.
Cuando nos conocimos recuerdo que me dijo que le gustaría estudiar teatro, charlamos en varias ocasiones sobre el tema. Aprendí mucho de él sobre política, también algo de electricidad entre reuniones, luchas y mates amargos. Quedó pendiente que yo pueda enseñarle actuación.
Fuiste, querido Hugo, un militante de hierro de esos imprescindibles, se te va a extrañar.


Del muro de Raquel Sotelo 

Cuando cruzas en esta vida personas de las cuales todo se aprovecha...todo es aprendizaje sin desperdicio te sentís afortunada y eso estoy sintiendo en este momento a pesar de la tristeza por tu partida...fue una suerte haberte conocido compañero Hugo Interlandi!!! Gracias por tu lucha obrera!❤️


Del muro de Mario Diamonte 

Que noticia tan dura. Con Hugo no los veíamos desde hace años, muchos, pero de vez en cuando nos comunicábamos. Nos conocíamos desde pibes.
Me deja muy triste su partida, pero me reafirma en el compromiso de llevar hasta nuestro final la lucha por aquello q soñábamos de pibes. La Revolución Socialista!


Desde el Sindicato de Trabajadores Pasivos acompañamos Irreparable pérdida QEPD. Estimado Compañero Hugo. LA LUCHA CONTINUA


De Izquierda Socialista

Compañeros les hacemos llegar nuestro abrazo a todos los compañeros del PO tendencia,en este doloroso momento. Con Hugo, perdemos un incansable luchador de nuestra clase,y en particular,un compa por el que sentía un gran respeto y cariño.
Cristian Luna














Comentarios