POR LA VIGENCIA DE LA CLÁUSULA GATILLO Y EL PAGO DEL BONO. PLENARIOS DE DELEGADOS DE BASE PARA VOTAR UN PARO NACIONAL Y LA HUELGA GENERAL.



Manzur acaba de decretar la suspensión por 180 días de la cláusula gatillo, que incluye la no actualización salarial de octubre a diciembre. Con esta medida rebaja entre un 10-15% a los salarios de todos los empleado públicos de la provincia.

Lo hace en un momento en que se ha restablecido el IVA para los productos de primera necesidad y  que por ello están aumentando sus precios un promedio del 7%.

Lo hace con la convicción de que en las próximas paritarias la dirigencia colaboracionista va a acordar la eliminación definitiva de la cláusula gatillo.

No solo esto, Manzur también ha anunciado que la provincia no va a pagar ningún bono ni adelanto a cuenta de las paritarias.

Como si esto fuera poco, los sueldos se están pagando en fecha cada vez mas atrasada sin ninguna compensación. Son los trabajadores los que cargan con el pago de intereses por el atraso del pago de las tarjetas, las tarifas o los alquileres. 

En varios municipios y comunas han comenzado a dar de baja al personal contratado.

El gobierno sostiene que con todas estas medidas se podrán equilibrar las cuentas públicas.

El desequilibrio de las cuentas públicas no lo provocan los salarios de los trabajadores, que en su inmensa mayoría no cubren el costo de la canasta familiar. 

El desequilibrio es el resultado de la crisis capitalista y las políticas de sus gobiernos. La coparticipación se cae por el hundimiento de la economía  y porque el gobierno de Manzur ha volcado los dineros que ingresan a la provincia en grandes negociados inmobiliarios y con la obra pública. También los utiliza para subsidiar a diversos grupos capitalistas como ocurre con los empresarios del transporte.   

Manzur ha realizado todos estos anuncios aprovechando el mes de vacaciones. A pesar de ello, estos anuncios han provocado un estado de conmoción pues los trabajadores comprueban que en lugar de la política que pregonaban, de poner dinero en el bolsillo del pueblo para reactivar el consumo y la economía, se asiste a una política de hundimiento de los salarios.

Todo esto ha obligado a la mayoría de los sindicatos estatales a pronunciarse.

Algunos a convocar a plenario de delegados, otros a plenarios de dirigentes. 

En el caso del SITAS, que agrupa al personal de la salud, ha convocado a una marcha para el miércoles 8 a las 20 hs y a un paro provincial de la salud de brazos caídos (o sea con concurrencia) para el día jueves 9.


Otros sectores, ya se han autoconvocado, como ocurrió este martes, cuando unos 500 docentes se concentraron en la plaza Independencia y luego marcharon a la sede de ATEP, donde decidieron reclamar una asamblea general  y organizar el no inicio de las clases si el gobierno no da marcha atrás con el ajustazo.


Desde el Partido Obrero (Tendencia), planteamos que están dadas las condiciones para unificar una lucha unitaria, de conjunto de todos los estatales de la provincia, los municipios y comunas. 

Para ellos es necesario un congreso de delegados de base electos en asambleas en los lugares de trabajo, que voten un pliego unitario: reposición de la cláusula gatillo, pago del bono, pago en tiempo y forma de los salarios, pase a planta permanente de todos los trabajadores precarizados en todas sus formas. Y junto a ello, un paro provincial que sea el punto de partida de un plan de lucha hacia la huelga general.


Comentarios