Un balance de las elecciones en Córdoba

Por Tendencia del Partido Obrero Córdoba. Publicado en Política Obrera.
Las elecciones presidenciales en la provincia de Córdoba dieron un guarismo del 62% a favor de Mauricio Macri. Este resultado, al igual que en Mendoza, Santa Fe y Entre Ríos, le permiten al macrismo formar la ‘primera minoría’ en Diputados. Para muchos analistas, ha vuelto a primar un “voto conservador” en el marco de la crisis nacional.

Schiaretti y la quiebra del PJ

El gobernador, Juan Schiaretti y su aparato apoyaron decididamente a Cambiemos, haciendo oídos sordos al reclamo de apoyo de Alberto Fernández y al ‘gesto’ del kirchnerismo de retirar sus listas en las elecciones provinciales de mayo pasado. Del evento salió quebrado el PJ. Se ha conformado un bloque por parte de Carlos Caserio, Natalia De la Sota, al que podrían sumarse el intendente de Villa María, Martin Gill y un importante sector de la CGT provincial.

Aunque la CGT provincial apoyó al FdeT, el sector mayoritario dirigido por José Pihen del sindicato de empleados públicos y un sector opositor, encolumnado en la CGT “Rodriguez Peña” se encuentra enfrentado a un grupo sindical, compuesto por la UOM y Empleados de Comercio, que proviene del propio riñón de la CGT `oficial´, que planea armar una lista propia para la conducción de la regional. En cuanto a la CGT `disidente´, sus principales dirigentes sindicales se encuentran procesados por causas de enriquecimiento ilícito. El procesamiento de Saillen por parte de la justicia federal es denunciado como una operación política que favorece al sector alineado a Schiaretti en la ciudad cordobesa.

Derrumbe electoral del FIT-U

En la provincia de Córdoba, el FIT-U obtuvo el 2.5% a diputados. En lugar de este resultado, el balance del Frente de Izquierda Unidad solamente se remite a señalar la cantidad de fiscales que colaboraron con los comicios. De este modo ocultan una caída estrepitosa en las principales barriadas obreras de Córdoba, que va desde el 35-50% con relación a las PASO.

En su balance electoral, la camarilla oficial del PO afirma que “el macrismo avanzó electoralmente en Córdoba en un cuadro de despidos, suspensiones, pulverización del salario; sin que ello haya derivado en un ascenso de las luchas obreras” (ver PO 29/10). El FIT-U retrocedió por culpa de los trabajadores. Desde las PASO, sin embargo, los trabajadores de Molinos Minetti , Pepsico, los Municipales en Jesús María y Huerta Grande, trabajadores precarizados de las dependencias estatales se encuentran en lucha ya sea por la defensa de sus puestos de trabajo, como el salario y condiciones de trabajo. El acampe piquetero en la provincia de Córdoba tuvo una muy importante concurrencia aunque concluyó en el apoyo a la votación de la Ley de Emergencia Alimentaria, pactada entre Macri y AF y el Vaticano.

La amenaza de un paro general del transporte interurbano retrotrajo el despido de 50 choferes de la empresa Ersa. En Traslasierra y Punilla comenzaron asambleas y corte de ruta contra los proyectos gubernamentales de la Autovía que implica un desastre ambiental para favorecer el negociado de la obra pública y la minería. Es decir, debemos remarcar que desde fines del año pasado con la huelga universitaria a la fecha, la clase obrera no se encuentra planchada sino que no existe una perspectiva de las unifique y les ofrezca una salida de conjunto, o sea política.

Las perspectivas que se trazan

La provincia de Córdoba, además de tener una deuda de alrededor del 95% en dólares, una cantidad de municipios y comunas, al borde de la quiebra, han anunciado que no pagarían los aguinaldos y salarios de los trabajadores de sus respectivos municipios. La estampida inflacionaria liquidó las cuentas de la provincia y la transferencia de los recursos proveniente de la Nación retrocedió un 17%. Los salarios de los trabajadores estatales y docentes sufrieron una caída de alrededor del 10-15%; las principales terminales automotrices y empresas alimenticias han adelantado las vacaciones y avanzado en las suspensiones y despidos. La miseria y pauperización de las masas ha crecido a índices escandalosos, a tal punto que la región del Gran Córdoba es una de las que contiene el mayor índice de desocupación y pobreza del país.

Cada enfrentamiento de los trabajadores por sus condiciones de vida constituye una consigna política contra la “transición” y el “pacto social”. Desde la Tendencia llamamos al conjunto de los militantes de la izquierda y del Partido Obrero Córdoba del cual formamos parte, a debatir un balance de conjunto de la situación actual como primer escalón en la senda por construir un Partido revolucionario de la clase obrera.

Comentarios