Por el triunfo de la ocupación de Kimberly Clark y todas las luchas en curso


El 1 de noviembre, plenario obrero nacional.

Por Manuel Quiroga para Política Obrera.

A un mes de la ocupación de Kimberly Clark por sus trabajadores, su voluntad y decisión de ir a una lucha a fondo no cede.
Luego de seis audiencias en la Secretaría de Trabajo de Nación, la patronal de Kimberly-Clark mantiene su aparente determinación de cerrar la planta Bernal.

En la última audiencia, la patronal solicitó la caída del proceso preventivo de crisis (PPC), a lo que la Secretaria de Trabajo respondió favorablemente de inmediato, abriendo el camino a avanzar con los despidos, y hasta a un posible intento de desalojo.

Hasta el momento, la patronal insiste con los aprietes individuales, presionando por los retiros "voluntarios". Las asambleas obreras ratifican una tras otra la decisión de sostener la ocupación, y exigir la intervención del Estado para garantizar la reactivación de la planta Bernal, los puestos de trabajo y las condiciones laborales.

La Federación Papelera se ha limitado a acompañar las movilizaciones, y a aislar el conflicto. No han puesto un pie en la fábrica, y ha quitado todo apoyo económico, que consistía solamente en pagar algún micro a las movilizaciones a las audiencias. Todo esto, mientras el gremio está recibiendo un golpe tras otro, con cierres y suspensiones masivas que arrasan con el salario de los papeleros.

Mientras tanto, los trabajadores siguen sin recibir notificación de despidos, por lo cual siguen siendo trabajadores de Kimberly. El conflicto está sostenido por la tenacidad obrera, que defiende los puestos de los 200 trabajadores.

Esa tenacidad está cimentada en el trabajo sistemático de la comisión interna por 12 años de labor, con conquistas que colocan al salario en Kimberly un 100% por encima del convenio. Y con una defensa sin cuartel de las mejores tradiciones de la clase obrera: todas las decisiones se toman en Asamblea, conquistas mediante la lucha, amplia solidaridad obrera con los conflictos y las causas populares, como la recordada participación en la toma de AGR.

Sobre esta base, los papeleros de Kimberly han recorrido una gran variedad de acciones de todos los aspectos, movilizaciones, volanteadas, piquetes, festivales, actos, mesas de agitaciones en las peatonales, etc.
Previo a la ocupación, desde Kimberly y la Lista Gris, se sumaron fuerzas en la coordinadora de trabajadores de Zona Sur, junto con otros conflictos como Ansabo, Ran Bat, Petronas, etc, que plantearon sesionar en las puertas de KC.
A un mes del intento de cierre de la planta, los trabajadores decidieron dar un salto importante en la lucha, y llamar a un Plenario Obrero Nacional de delegados, comisiones internas y sindicatos en apoyo a la ocupación.

Este Plenario Obrero Nacional tiene como función defender la lucha de KC, a la vez que extender la experiencia al conjunto de los trabajadores, que enfrentan, o están ante procesos de vaciamientos, cierres y despidos masivos.

La magnitud del combate de los Papeleros contra la multinacional Kimberly-Clark, es la medida de las tareas del movimiento obrero para enfrentar el ajuste y las reformas laboral y previsional que tiene en carpeta la burguesía. A poco de andar, ya varios sectores en lucha, comisiones internas del cordón industrial del norte de la provincia de Buenos Aires, y del cordón de San Lorenzo, seccionales de la CTA Autónoma, movimientos de desocupados, la Coordinadora de Trabajadores de la zona Sur, con la Papelera Ansabo a la cabeza, han comprometido su presencia.

Es una campaña que está en crecimiento, y que tenemos que desarrollar. Vastos sectores del movimiento obrero que rompen con la burocracia deben sumarse, estamos a pasos de una intervención histórica de la clase obrera, donde la burocracia sindical, soldada al "pacto social", no logra contener.

La clase obrera está luchando denodadamente contra la estrategia de la burguesía de arrasar con los derechos laborales - los "costos laborales", dicen-, ocultando que el verdadero costo es la crisis de la deuda y default. El recambio de gobierno no plantea más que desangrar el país para pagar la deuda y extender los negociados de la burguesía nacional. Las semanas de "transición" marcan una aceleración del ataque a los trabajadores. Hace falta un norte único para esas luchas, desde los estatales chubutenses hasta los azucareros de Jujuy. Ese norte no puede ser otro que la Huelga General por todas las reivindicaciones.

Es necesario un salto en la "coordinación de las luchas", hacia un planteo de conjunto, frente al derrumbe del régimen.
  • Ocupación de toda fábrica que cierre o despida.
     
  • Fuera la burocracia sindical
     
  • Reparto de las horas de trabajo.
     
  • Salario mínimo igual a la canasta familiar.

Comentarios