Pongamos de pie al gremio del tabaco.


Por J.G. para Política Obrera.

Desde 2015 a la fecha la patronal tabacalera (Massalin Particulares) produjo un verdadero holocausto laboral dejando en la calle a cerca de un millar de trabajadores. Sólo en las localidades salteñas de El carril y Rosario de Lerma hubo en estos cuatro años 500 despidos (Valledelermahoy.com.ar 22/10)

En mayo de 2016, en momentos que el Congreso discutía la fallida “Ley Antidespidos”, la patronal despidió 20 trabajadores (4 en Goya y 16 en Merlo). En julio del mismo año hubo 80 despidos más (Merlo, Goya y La Cocha). En septiembre de 2018, nuevamente, la empresa despidió otros 40 trabajadores (todos de la planta de Merlo). Para rematar este cuadro de despidos masivos, en junio de este año, en la planta de Merlo, despidieron una veintena de compañeros muchos de los cuales eran activistas y ex delegados de la lista Blanca opositora a la burocracia de Martini que, por supuesto, no hizo nada para detener este holocausto laboral.

Superexplotación

Las patronales baten el parche de la “crisis” y de la “competencia desleal” como las causas excluyentes del tendal de despidos en el gremio y la burocracia del SOT se asocia a este discurso para reclamar, en bloque con la patronal, reducción de la carga impositiva y mayores controles por parte del Estado. No está claro quiénes serían la “las pymes fraccionadoras” que compiten en forma “desleal” contra las multinacionales Massalin Particulares y Nobleza Picardo (ver en valledelermahoy.com.ar). Es probable que muchas de esas “pymes” sean satélites de los monopolios de la industria del tabaco que logran la tan mentada “reducción impositiva” por medios non sanctos.

Martini, alineado con la patronal, denuncia que “las empresas legales quiebran o enfrentan problemas financieros porque no pueden competir con productos que no pagan impuestos, lo que a la larga perjudica a toda la cadena productiva del tabaco en el país” (rel-uita.org, 7/10/19).

Desde el año 2016 la producción de cigarrillos y de tabaco no están en caída libre como intentan hacernos creer Massalin y Martini. En 2017 la producción de cigarrillos fue levemente superior a la de 2016 (INDEC, EPI, páginas 26-27). En el caso de la producción y exportación de tabaco la situación es bastante más alentadora para la industria puesto que las exportaciones de 2018 son 60% superiores respecto de 2015 (Ministerio de Agroindustria, www.agroindustria.gob.ar). A partir del segundo semestre de 2018 tanto la producción de cigarrillos como la de tabaco caen en consonancia con la caída de la producción en toda la industria. Entonces ¿qué explica los despidos masivos en la industria? Una pista nos la proporciona un trabajador despedido al afirmar: “Hace dos años Massalin trajo a prueba un robot que se superpone a trabajos que se hacen manualmente y funcionó sin problemas, por lo que recientemente incorporaron dos más, que reemplazan a nueve trabajadores, a razón de tres por turno (…) también se compraron cinco keypacks que cumplen la función del cierre de cajas, que hasta la actualidad se hace manualmente, si bien no se instalaron aún, van a reemplazar a cinco personas por turno, es decir, 15 en total.” (Telam, 21/07/16). ¿Qué tal? He ahí la madre de todos los problemas: la industria no está en una crisis mortal sino en un proceso de reconversión productiva del cual los obreros son víctimas. Las patronales son las grandes ganadoras porque aumentan la producción con menos dotación de personal. Es decir, aumentan los ritmos de producción y las ganancias de las patronales a costa de la salud psíquica y física del trabajador.

Ahora es cuando

En la “transición ordenada” que pretenden MM, AF y las burocracias sindicales los trabajadores estamos sufriendo una brutal ofensiva por parte de los capitalistas. Arrecian las suspensiones, los despidos, la desvalorización del salario con paritarias que están por debajo de la inflación, etc. AF saludo este ajuste perpetrado por el gobierno grogui de Macri cuando pidió al movimiento obrero a “no estar en las calles”. Del éxito de esta “transición” depende, a su vez, el éxito del Pacto Social que ya pergeñan los AF, las patronales y la burocracia de los sindicatos. Martini se pronunció a favor de esta política planteando que “El próximo gobierno no la tendrá fácil. Vamos a tener que bregar por un gran acuerdo nacional.” (rel-uita.org, 7/10/19). Esta tregua criminal de las burocracias sindicales ante el ataque de las patronales al salario y el trabajo es combatida a lo largo y ancho del país por enormes gestas obreras como las de los trabajadores de Chubut que enfrentan, con el método de la huelga y movilización, al ajuste del gobernador Arcioni del Frente de Todos. Lo mismo hacen los obreros de Kimberly Clark que han reaccionado con la ocupación de la fábrica la política de despidos masivos de la multinacional canadiense. El SUTNA se moviliza a la Secretaria de Trabajo en reclamo de una inmediata recomposición salarial que recomponga el salario devaluado por la gigantesca devaluación post Paso.

En este marco, cobra una enorme importancia la lucha de los compañeros de Massalin, de la ciudad de Goya, que enfrentan el cierre de la planta (220 despidos). La resistencia de los trabajadores obligó, a la Secretaria de Trabajo de la Nación a dictar la conciliación obligatoria por 15 días. La multinacional Massalin Particulares, que tiene inversiones en más de 180 países, no puede aducir “crisis” porque las ventas cayeron 4%-5%. La caída de las ventas es más que compensada por los aumentos de los precios de los cigarrillos que de diciembre de 2018 a septiembre de 2019 aumentaron 30%. El verdadero objetivo de la política de ajuste de Massalin es flexibilizar a los trabajadores y devaluar el salario para, una vez logrado ese objetivo, proceder acordar un “Pacto Social” con el próximo gobierno y las burocracias.

Planteamos:
  • Asamblea y paro general contra las suspensiones o despidos.
  • Solidaridad y unidad en la acción entre todas las plantas del grupo Massalin.
  • Reapertura de paritarias para recomponer los salarios.
  • Derogación del impuesto a las ganancias 4° categoría.
  • Plenario Nacional de los gremios del Tabaco para coordinar las acciones de lucha.

Comentarios