¡Viva el Partido Obrero de Salta! Intervención de Jorge Altamira en el acto cierre de campaña del PO salteño.

Intervención de Jorge Altamira en el acto cierre de campaña del PO salteño.
Compañeras y compañeros: ¡Viva el Partido Obrero de Salta!
Cuando nosotros levantamos una tribuna no es para hacer demagogia. La tribuna que levantamos hoy es para discutir francamente. Para discutir francamente los problemas políticos que tienen que ver con el desarrollo de nuestra clase y con la lucha histórica de los trabajadores por la emancipación de la explotación capitalista y por el fin a la explotación del hombre por el hombre.

Discusión franca

Por eso, el problema que vamos a discutir claramente de cara a las PASO es esta crisis política de la izquierda en Salta, que se produce exactamente en el momento en que se derrumba la economía capitalista de este país, que se derrumba el gobierno fondomonetarista y que se derrumban todas las políticas de colaboración que el peronismo, desde el Senado y desde la Cámara de Diputados, le dieron dio al gobierno de Macri, votándole ciento veinte leyes, votándole todos los presupuestos, incluidos los presupuestos diseñados por el Fondo Monetario Internacional.

Tenemos una crisis política en la izquierda, cuando los trabajadores más necesitan una izquierda revolucionaria que ponga fin a este gobierno de parásitos, de delincuentes y de saqueadores. Centenares de miles de millones de dólares, fugados del país, despidos a rolete, caída brutal del salario incremento de la pobreza, lucha de los trabajadores, rebeliones populares, en Chubut, ocupaciones de fábrica. En este momento se desarrolla la ocupación de la importante empresa papelera Kimberly, sostenida vigorosamente por los obreros, delegados y un comisión interna combativa y clasista repetidamente elegida por sus trabajadores. En este momento la izquierda enfrenta una crisis política y nosotros levantamos esta tribuna para explicar por qué enfrenta una crisis política; cómo la vamos a resolver y cómo, el partido obrero, fiel a toda su historia, va a señalar la dirección revolucionaria para que la lucha de los trabajadores, en el marco de esta crisis, termine en una victoria.

Quién defiende y quién sabotea el Frente de Izquierda
Compañeros, hace exactamente o aproximadamente un mes tuve la oportunidad de estar en la provincia. El Partido Obrero de Salta llegó a un acuerdo con el PTS y el MST e inscribió ante la justicia electoral el Frente de Izquierda y de Trabajadores – Unidad. También reabrimos una discusión acerca del programa que, en nuestra opinión, y presentamos las consignas adecuadas a las circunstancias políticas actuales. Un programa que dice que hay que terminar con los gobiernos capitalistas y convocar una asamblea nacional constituyente que dirija al país y establezca el fin del pago de la deuda externa usuraria, y que plantea un gobierno de trabajadores, que le dé a la perspectiva de dejar de pagar esta deuda usuraria, o sea un plan económico bajo la dirección de los trabajadores, con el conjunto de los trabajadores de América Latina, con una perspectiva internacionalista.

Este frente que suscribimos se desarrollaba en el entendimiento de que naturalmente íbamos a tener candidatos comunes, los cuales a su vez iban a rotar como lo establece el Frente de Izquierda. En este marco de una alianza de la izquierda, dos o tres ex dirigentes del Partido Obrero, se autodesignaron como candidatos, y rompieron el Frente de Izquierda inscribiéndose como candidatos del PTS y reclamando una interna en lugar de marchar unidos. Estos enemigos de las Paso se convirtieron en sus partidarios fervientes, impusieron con su pasaje al PTS, una interna que expone al electorado una izquierda dividida. Que expone una perspectiva de desmoralización de los trabajadores. Esto es lo que nosotros condenamos y por eso el domingo, el voto por la lista del Partido Obrero en esta interna significa algo más que votar por Violeta Gil, por Gabriela Jorge, significa votar por la unidad revolucionaria de la izquierda contra los que rompen, dividen fragmentan en función de sus aspiraciones arribistas.

Nosotros, en el Partido Obrero, tenemos un inmenso debate político y frente a ese debate político ¿qué hicimos? Acogiéndonos a los derechos que da el estatuto del partido formamos a nivel nacional una tendencia para tener la posibilidad de una discusión más amplia en el seno de nuestro partido. Para fortalecer nuestro partido y para ganar fuerza con las delimitaciones y las diferencias que exponemos dentro del partido. ¿Qué es lo que ha ocurrido acá? Ninguna discusión dentro del partido de la provincia, y un golpe de mano en alianza con el PTS, que como es un partido que virtualmente no existe en Salta, ha contratado a un par de candidatos convenientes. Les da a esos candidatos, que siguen afiliados al PO, aunque han presentado su renuncia al comité de la provincia, los principales puestos de las listas del PTS. Por medio de este tráfico de candidaturas los ex militantes del partido obrero rompen el frente de izquierda. Votar el domingo por el Partido Obrero que hoy levanta esta tribuna es darle un golpe a los que rompen el Frente de Izquierda y de los Trabajadores. (Aplausos)

De modo que esto no es una interna, como la de los partidos patronales. Esta interna es el reflejo de la crisis política que afecta la construcción de una dirección política de los trabajadores y nosotros lo decimos con todas las palabras. Es así que llamamos a sostener la posición revolucionaria de este Partido Obrero, en estas Paso, o sea los métodos que deben guiar una construcción revolucionaria. Esta es nuestra caracterización lapidaria. (Aplausos).

Dos políticas, dos métodos

Nuestra tendencia nacional, en las elecciones nacionales, ocupa muy pocos cargos o candidaturas. La inmensa mayoría de las candidaturas han sido repartidas en esta elección nacional con compañeros que son adversarios de nuestra tendencia. ¿Cuál fue nuestra respuesta? ¿Nuestra respuesta fue llamar al PTS a nivel nacional para que nos colguemos como candidatos del PTS? ¿Llamar a Izquierda Socialista a nivel nacional para colgarnos como candidatos de Izquierda Socialista? ¿Fue crear otra corriente política, para ir a pelear contra el Frente de Izquierda las elecciones nacionales? ¡NO! La posición de la tendencia fue iniciar una campaña por el voto al Frente de Izquierda y los Trabajadores, que lleva candidatos que no son de nuestra tendencia.
Esta es la conducta de una dirección revolucionaria. Una dirección revolucionaria une a la clase obrera contra la clase capitalista, no persigue intereses particulares, ni menos el carrerismo. Solo actuando colectivamente la clase obrera siente que tiene la fuerza para transformar el mundo y sus propias condiciones. Esto es lo que está en juego en esta elección. Nada menos.

Crisis de la izquierda y derrumbe capitalista

Esta crisis política en la izquierda se desata en el cuadro de la crisis capitalista en desarrollo, porque, como ha ocurrido siempre en la historia, esta crisis capitalista abre una ancha avenida de la revolución, aunque para verla en estos términos es necesario tener una caracterización revolucionaria del derrumbe capitalista. Es la condición para elaborar una estrategia sobre ella; para montar la organización que desarrolle esa estrategia y para avanzar en el camino de la revolución.

Eso es lo que abre la crisis capitalista. Nuestros adversarios dicen lo contrario. No niegan que hay una crisis capitalista: no la pueden negar porque figura en los titulares de Clarín, figura en los noticieros de televisión. Eso no lo puede negar nadie. Pero dan como respuesta que “siempre que llovió paró”, “la clase obrera no tiene fuerzas”, “está en reflujo”, “está planchada”, “no tiene la capacidad de explotar esta crisis”, para concluir con el slogan “refugiémonos en el congreso”, aunque se desploman en votos.

Desde que comenzaron a refugiarse en el congreso y lanzaron como palabra de orden estratégica el llamado a “un acuerdo electoral integral, en lugar de organizar revolucionariamente a la clase obrera, luchando por voltear al gobierno podrido de Macri y convocar a una asamblea constituyente, viene cayendo en la cantidad de votos. No hay nada peor, para conseguir votos, que ser un electorero, porque al fin y al cabo hasta los electores votan a las fuerzas políticas que abren una perspectiva. Las fuerzas políticas que solo abren una perspectiva para ellas mismas, diciendo “hagamos fuerte a la izquierda en el congreso”, abren una perspectiva para sus candidatos de la izquierda y su aparato, pero no abren una perspectiva para la clase obrera. Para abrir una perspectiva para la clase obrera hay que tener un programa político de movilización revolucionaria.

Digo lo siguiente: si esta clase obrera que se rebela en Chubut, si esta clase obrera de los docentes autoconvocados de Salta, si esta clase obrera que ocupa Kimberley, si esta clase obrera que ocupa con piquetes distintos puntos del país, si esta clase obrera de la fábrica ocupada de Ansabo o de la que citó la compañera Gaby Jorge, Mielcitas, estuviera planchada: ¡necesitaríamos más política revolucionaria, no menos! Porque el objetivo de un partido revolucionario no es acostarse a dormir con los “planchados”, sino explicarles que no hay ninguna salida haciendo la plancha, que hay que organizarse y preparar la revolución socialista, porque la crisis capitalista exige, pide a los gritos: “saquen a la sociedad de este impasse brutal por la vía del socialismo”(Aplausos). No transfieran la responsabilidad que les corresponde a los partidos y a las organizaciones,, presentar una estrategia de poder, atribuyendo una falsa inercia a los trabajadores.
Entonces, en estas PASO, una invención mediocre para unificar en forma compulsiva a los partidos patronales fragmentados, debemos votar y llamar a votar a nuestra lista, porque es la lista de la unidad revolucionaria de los trabajadores.

La democracia de partido

Compañeros: los candidatos los eligen los militantes del partido (Aplausos); no los puede elegir otro que los militantes del partido. Me refiero a este derecho de los militantes del partido en un partido como el partido obrero que es un partido que centraliza su actividad. En esta clase de partido la elección de los candidatos debe ser hecha por los militantes del lugar. Supongan que me consultan como dirigente nacional, “¿En Hipólito Yrigoyen a quién llevamos?”, ¿qué digo?: “¿cuál es la opinión de los compañeros de Hipólito Yrigoyen sobre los militantes de Hipólito Yrigoyen? ¿Quién es el más combativo, el más solidario, el más sacrificado?” Y los compañeros de Hipólito Yrigoyen dicen: “Pepe”. ¿Qué digo yo desde Buenos Aires? “apoyo a Pepe”. ¿Lo conozco a Pepe? A lo mejor no lo conozco a Pepe, pero ¡quién sabe mejor de Pepe que los compañeros de Hipólito Yrigoyen! ¡Quién sabe mejor de Orán que los de Orán, de Mosconi que los de Mosconi, de Metán que los de Metán!

Hoy estuve en una de las más interesantes discusiones políticas, en Rosario de Lerma, porque entendí que alguno de los compañeros que estaban ahí entendía sobre los problemas de la explotación de litio, mucho más que lo que entienden los ingenieros que ha enviado el gobierno para esa explotación en la cual están interesados los chinos y los norteamericanos. Entonces en un partido que centraliza su actividad, el arte de la conducción es lograr que los compañeros de cada lugar elijan a sus mejores representantes y apoyar eso. Si hay que elegir un delegado de fábrica en Catamarca no lo va a decidir una dirección nacional. Una dirección nacional tiene que apoyar la decisión de los compañeros de esa fábrica en Catamarca, que conocen al compañero. ¡Así se forja un partido! ¿O una revolución la va a hacer el comité nacional, sin el concurso consciente del partido? El comité nacional, en tanto organismo, puede llegar hasta la plaza Congreso, pero para tomar el poder en Salta, en Orán, en Córdoba, ¡están los militantes de Córdoba, de Orán, de Salta! Ellos son, cada uno, la dirección política y una dirección política elige a sus candidatos. ¡Cómo se puede cuestionar una cosa de este tipo aquí! Nuestra tendencia a nivel nacional cuestiona la elección de candidatos cuando el procedimiento es irregular, pero cuando el procedimiento es la consulta a los compañeros de ese candidato, aunque ese candidato no tenga el punto de vista nuestro, ¡nosotros apoyamos a ese candidato! (Aplausos). Así lo hacemos aquí y lo hacemos en todos los lugares del mundo; y exigimos que ellos respeten este concepto revolucionario en la organización de un partido.
Miren ustedes, estamos discutiendo de alta política en un acto de campaña sobre las PASO, sobre las votaciones de las PASO. Una campaña de alta política.

El aparato vota en blanco

Hay un tema más profundo; ¿y quién me avivo de que el tema es más profundo? Un periodista de una radio de Tartagal, que me dice: “¿usted Altamira que es porteño, sabe cómo se vota acá?” bueno, le dije, con voto electrónico, “¿Pero vio alguna vez una pantalla?” me retrucó. Entonces me muestra la pantalla y es una pantalla revolucionaria, por lo que muestra. ¿Por qué? ¿Qué muestra? Muestra que la lista 810 lleva, en todos los principales centros de Salta: a Violeta Gil, Samuel Huerga y después senadores y diputados del departamento, intendente, concejales. Entonces como estábamos en Tartagal me mostró a Violeta, Huerga, el senador del departamento San Martín, el intendente y el candidato a concejal. Me muestra eso de la lista nuestra. Luego me muestra la lista de Pablo López y la vice-gobernadora, luego los casilleros de Tartagal, intendente: en blanco; senador por el departamento San Martín: en blanco; concejales de San Martín: en blanco; Mosconi: en blanco, en blanco, en blanco. La lista de violeta Gil: Violeta, Huerga, intendente, senador, concejales, ¡completo! Entonces, querido Pablo López, ¿por quién votan ustedes a intendente, senador, concejal, en el departamento de San Martín, en Tartagal, en Orán, en Colonia Santa Rosa, en Hipólito Yrigoyen? ¿Por quién votan? No tienen otros candidatos que los nuestros y no dicen que nos van a votar. ¡Ustedes están votando en blanco en estas elecciones; no están votando a los partidos que estamos en el frente de izquierda! Las listas por Departamento y por municipio muestran la abrumadora mayoría partidaria del grupo de compañeros que encabeza Violeta sobre los de López, y el nulo aporte del PTS. La dirección nacional del PO le ha dado al PTS un rango inmerecido, con la sola finalidad de proseguir su acción liquidadora del PO de Salta.

¿Ustedes comprenden? Quiere decir que fuera de la capital y del municipio de San Lorenzo; donde presentan candidato al departamento de capital, intendente de San Lorenzo, en todos los demás distritos, el casillero de ellos está en banco; nuestros casilleros tienen candidatos, y sin embargo no llaman a votar a los candidatos del Partido Obrero en una decena de municipios y cinco departamentos; llaman a votar en blanco. Es decir, favorecen la derrota de los candidatos a senador, intendente y concejales del partido obrero, allí donde ellos no tienen candidatos, o sea en las tres cuartas partes de la provincia. Denuncio abiertamente ante la prensa y los trabajadores esta posición derrotista. Nicolás del Caño y Romina Del Plá han sacado una declaración de apoyo a un ex militante del PO que va como candidato del PTS, pero no se pronuncian en apoyo y por el voto a los candidatos municipales y de cada distrito del Frente de Izquierda, que son los candidatos del partido obrero porque los demás no tienen candidatos (Aplausos). Esta clarísimo el carácter de las fuerzas en disputa y sus métodos antagónicos.

Se fortalece la militancia del PO

De manera tal que cualquiera sea el resultado de la elección, porque no sabemos de antemano cual va a ser el resultado de la elección, esta explicación política la he dado en todos los medios, ¿Pero la han escuchado suficiente cantidad de personas? ¿Suficiente número? ¿Han tenido oportunidad de discutirlo con los militantes? No, va a llevar tiempo. Nuestros adversarios son hombres conocidos. Pero cualquiera sea el resultado, ganaremos las Paso en Orán, en Yrigoyen, en Colonia Santa Rosa, en Metán, en Rosario de Lerma, en Mosconi, en Tartagal, en Aguaray y en Salvador Mazza. ¿Por qué ganamos? Porque la nuestra es la única lista. Si pasamos las PASO (que ahora es un desafío) la única lista del Frente de Izquierda en todos estos distritos es la lista del Partido Obrero. (Aplausos). Es la demostración de la profundidad, del arraigo del Partido Obrero en la población; y de la profundidad que tiene la decisión de los militantes del Partido Obrero que han decidido votar de esta manera, por estos candidatos del partido. En defensa de los principios democráticos y con el método que convierte al militante en cuadro y al cuadro en una dirigentes con capacidad para orientar y dirigir a las masas.

Parlamento y cooptación

Compañeros: el parlamentarismo es un arma de doble filo. Para un revolucionario sirve como una tribuna para difundir ideas revolucionarias. Para alguien que es de izquierda pero ya no es revolucionario es una oportunidad de abrirse camino en la estructura del estado. Es un arma de doble filo. Está la presión de la clase capitalista que dice: “che, vos estás acá, tenés que defender este sistema”. No te lo dice directamente, pero van creando un ambiente favorable en ese sentido, en esa orientación.

Siendo diputado, un solo mandato, tuve un debate muy interesante en la legislatura de Buenos Aires. El debate fue el siguiente: las bancadas patronales plantearon que teníamos que defender los intereses del estado de la ciudad de Buenos Aires porque como diputados éramos funcionarios del estado. Lo que demostraría que éramos funcionarios del estado es que a fin de mes nos pagaba el sueldo el estado. En mi réplica señalé: “de ninguna manera somos funcionarios del estado, a nosotros nos votó el pueblo para representar los intereses del pueblo contra el estado, contra los gobiernos”. Como ustedes ven, la tesis oficial es que los diputados son funcionarios del estado y que eso los convierte en cooptados desde el vamos. Mi posición: “somos representantes del pueblo contra el estado” es, por el contrario, la defensa de la independencia de clase del diputado clasista y socialista frente al estado.

Hay una contradicción, esa contradicción se plantea concretamente todo el tiempo. Por eso desde hace ciento cincuenta años los partidos socialistas han discutido evitar que en el parlamento se cristalice una representación del partido obrero por un largo tiempo, y el peligro de que se forme una suerte de poder emanado del parlamento, dentro del partido. En los países donde fue derrotada la posición revolucionaria, los parlamentarios, creando un núcleo organizativo: bloque parlamentario, terminaron dominando los partidos socialistas y esos partidos socialistas se transformaron en partidos de estado y traicionaron a la revolución.

Nosotros como partido revolucionario vamos al parlamento conscientes de esta contradicción y decimos: vamos como tribunos revolucionarios, vamos a usar esa tribuna. En una ocasión un periodista de acá me pidió que yo criticara a Claudio Del Plá porque Claudio del Plá había marchado con los docentes en una lucha; y yo le expliqué que de ningún modo haría esa crítica, que al revés: en el partido obrero, al diputado que no participa de las luchas lo echamos del partido. Él quería que el diputado sea un hombre que no sale del recinto parlamentario: la política de cooptación. Mi respuesta al periodista fue contra esa cooptación, en aquel famoso primero de abril, la noche da las… tizas (¿Ven que me acuerdo de Salta? Vivo en buenos aires pero los tengo acá, (señala la sien). Los apalearon a nuestros compañeros, ¿ven la contradicción?

Entonces, después de 15 años de estar ahí, como método político es necesario que nuevos compañeros sean parlamentarios, para quebrar la tendencia del estado capitalista a presionar y a cooptar a los compañeros; y a lo mejor una tendencia nuestra inconsciente, a dejar que se forme un núcleo parlamentario permanente que se convierte en una especie de poder y que ejerce el poder al interior del partido y modela al partido de acuerdo a los parlamentarios, en lugar de que los parlamentarios se modelen al interior del partido.

Y otra cosa más. Un obrero metalúrgico, organizador y luchador, ¿por qué no podría ser candidato a diputado? ¿Por qué no va a entrar a la legislatura? Y ¿por qué no le va a dar una paliza en los debates políticos a los diputados de Leavy, Sáenz, Urtubey, etc., etc.?, mostrando que un cuadro metalúrgico del Partido Obrero es políticamente e intelectualmente superior a los abogados de la burguesía. Así se construyen los cuadros que en el futuro van a dirigir un estado obrero. El partido obrero es todo un método político, por eso en el país es una realidad histórica; y cuando se desató la crisis en el Partido Obrero, todos los diarios: Clarín, La Nación, la televisión, la radio; se pasaron diez días discutiendo la crisis del Partido Obrero.

Apoyemos esta nueva dirección

Concluyo con lo siguiente: tenemos ahora una dirección política del Partido Obrero, en Salta,que tiene menos de cuarenta años de edad; una dirección del Partido Obrero que en su mayoría son mujeres, y no por cupo, sino porque son las líderes reales de este Partido Obrero (Aplausos). Se tienen que desarrollar. La crisis política en el partido ha destacado nuevas fuerzas. Por eso dice por acá o en algún lugar: “con fuerza nueva”. Hay que desarrollarla, es una nueva perspectiva, un refuerzo de la perspectiva revolucionaria.

En este período electoral de un mes, corriendo de un lado a otro, volanteando, en los corralones municipales, en los barrios, en esta famosa Agrotécnica, donde hay muchos trabajadores también; volanteando en los hospitales, con incidentes con la policía que no los dejó hacerlo; o con los guardias privados que no los dejan volantear en los hospitales, se ha ido desarrollando en la práctica una gran organización.

Cuando ayer el compañero ‘Bocha’ Castellanos, de Colonia Santa Rosa, me dijo: “Vení Jorge, te quiero presentar un grupo de compañeros”, en referencia aun grupo nutrido de obrero rurales del norte de la provincia de Salta, me agarró una emoción. ¿Por qué? Porque quiere decir que esta dirección femenina de menos de cuarenta años, también el Bocha y la compañera del Bocha, de Colonia Santa Rosa, nos están haciendo avanzar en una construcción política en el campo, nos están haciendo avanzar en el ingenio el Tabacal, nos están haciendo avanzar en una cantidad de lugares. En una palabra: esta campaña electoral puso a prueba a nuestras compañeras –y compañeros no quiero que, por favor, los compañeros crean que ahora los subestimo-. Las puso a prueba, pueden organizar, pueden avanzar, pueden enfrentar, pueden discutir; tanto pueden discutir que en un debate con Pablo López, Pablo López la cagó a gritos para impedirle el uso de la palabra. Pablo López ha perdido la capacidad de debate. Tengo toda la confianza y mucho más que la confianza, porque me involucro personalmente, en que este Partido Obrero de Salta sacará las mejores conclusiones de la crisis política que tiene, marchará adelante; y, así como en el pasado fue un ejemplo para todo el Partido Obrero de Argentina, volverá a serlo en un tiempo extremadamente breve.

¡Viva el Partido Obrero de Salta!

Comentarios