Caen las suspensiones en Bedtime (Ex-Sealy) Es el momento de los trabajadores.

Por Lucas Sánchez Integrante de la Comisión Interna de las Trabajadoras y Trabajadores de BedTime,
para Política Obrera.
 
A mediados del mes de septiembre la patronal de la empresa BedTime -ex Sealy- en reunión con la Comisión Interna y el sindicato plástico, planteó la necesidad de establecer un plan de suspensiones ante una baja en las ventas de un 40% y los supuestos inconvenientes que les ha generado la política económica del gobierno y la devaluación de la moneda. En ese momento y teniendo en cuanta el escenario, la comisión interna y los trabajadores en asamblea resolvieron aceptar este plan de suspensiones, esto sin dejar de plantear el rechazo a estas y establecer algunos puntos para tratar de que las pérdidas en nuestro salario no sean tan duras. En ese sentido se acordó la prohibición de despidos por seis meses, que los días de suspensión se abonan al 75%, que se establecía un cronograma hasta el mes de diciembre y que se garantizaban días de vacaciones en el periodo de temporada alta, que se adelantaría el acuerdo paritario que el gremio del plástico estableció para enero y se comenzaría a abonar a partir de octubre, con lo que en total, cada trabajador suspendido cobraría el 81% del sueldo.

Durante estos últimos quince días la Comisión Interna estuvo recorriendo todos los sectores y en varias ocasiones fuimos a plantear la falta de personal en los sectores donde había trabajadores suspendidos; rechazamos que los compañeros realicen tareas fuera del sistema productivo (ej.: jardinería) y que personal jerárquico realice tareas en puestos de compañeros suspendidos. Además de esto también hemos denunciado la intención de la empresa de hostigar a los compañeros para que aumenten su ritmo de producción, en este punto la tenacidad de los compañeros en cuidar su salud ha sido inquebrantable.

En las últimas semanas hemos estado recabando información con respecto a las ventas a través de los locales y de 10 locales encuestados, solo uno nos manifestó que llegaba en ese mes al 60% de su objetivo; en los demás todos estaban en el 100% de ventas. La supuesta baja que argumentaba la empresa era insostenible. Es así que el día jueves 3 y viernes 4 recibimos mensajes de parte de vendedores averiguando sobre la situación en planta porque la empresa estaba dando la orden de bajar todos los pedidos que tenían programados para esos días y para el día sábado.

Todo esto deja claro que la principal idea de la gerencia fue la de ahorrarse el salario de 80 compañeros y acelerar los ritmos de producción para garantizar con un plantel reducido una producción al máximo. Pero no han logrado romper con algo que hemos ganado con años de lucha, el cuidado de nuestra salud. Y es por ese motivo que el día viernes 4 la empresa tuvo que levantar las suspensiones a todos los compañeros.

Ahora es el turno de los trabajadores y trabajadoras
Nuestra paritaria que fue resuelta entre el gremio y la cámara empresaria fue de tres cuotas de sumas no remunerativa de $5.000 y dos de $6000, un aumento al valor hora del 26% en octubre y un 4% en enero del 2020. Todo este aumento, que lleva el salario inicial del trabajador plástico a $24.600, ya había sido absorbido por la inflación de mitad de año y sobre eso nuestro salario recibió un mazazo en un solo día con la devaluación del 30% de la moneda ante la disparada del dólar después de la PASO de agosto.

Hasta el día de la fecha no se ha escuchado ningún planteo de parte del gremio del plástico para recomponer nuestro salario. Pero si es público que han acordado con la cámara empresaria que el bono de $5.000 que estableció el gobierno se va a pagar en cuotas: $500 en septiembre, $1.500 en octubre, $1.500 en noviembre, $1.500 en diciembre.
Teniendo en cuenta todo esto el día lunes 7 de octubre de 2019, hemos realizado una asamblea en la puerta de fabrica con el 100% de los compañeros en la cual hemos llegado a la conclusión que es el momento para ir a reclamar respuestas positivas a los reclamos de los trabajadores, y en ese sentido hemos resuelto los siguiente; rechazo total a las suspensiones. Rechazo a toda situación de presión para acelerar los ritmos de producción. El adelantamiento al mes de octubre de 2019 del 4% establecido en el acuerdo paritario. El pago en una sola cuota en el mes de octubre de 2019, del bono de $5.000 establecido por el gobierno. El ajuste inmediato de las diferencias en los premios de producción. Solicitamos un bono de $20.000 para el mes de diciembre con el fin de recomponer las pérdidas sufridas en nuestro salario debido a la devaluación y la inflación.

También esta asamblea se pronunció en apoyo a la lucha que llevan adelante los trabajadores de Kimberly Clark planta Bernal y el día martes 8 de octubre estaremos recibiendo a la delegación de compañeros en puerta de fábrica para colaborar con su fondo de lucha y nuestra solidaridad a toda la familia de Kimberly Clark.

¡Viva la clase obrera!

Comentarios